martes, 18 de marzo de 2014

Reseña teatro: La Ratonera de Agatha Christie

En los años 40 un joven matrimonio ha reformado una vetusto caserón victoriano y lo ha transformado en un apacible hotel. Los huéspedes van llegando. Al mismo tiempo una mujer ha sido asesinada en Londres y junto al cadáver se ha encontrado una nota con la dirección del hotel. Cualquiera de los huéspedes podría ser el asesino y la tormenta de nieve los ha dejado a todos aislados del mundo exterior. El suspense comienza… ¿Quién es el criminal?
 
 
La escritora británica Agatha Christie no necesita presentación. La celebre creadora de personajes como Hércules Poirot, Miss Marple y de cientos de novelas policíacas y románticas, también escribió obras teatrales como la que nos ocupa. La Ratonera fue escrita en el lejano 1952 y desde entonces se ha estado representando ininterrumpidamente en Londres. Como curiosidad vale la pena decir que los derechos de autor de la obra fueron regalados por la escritora a su nieto Mathew Prichard de 9 años de edad, lo que le convirtió con el paso del tiempo en millonario. En España no es la primera vez que se representa esta obra pues ya en 1954 estuvo en cartelera en Madrid más de dos años y se ha repuesto en varias ocasiones. Ahora La ratonera se estrena en el Teatro Apolo de Barcelona.

La obra se representa en un solo decorado que es el amplio hall del Hotel por el que deambulan los dueños del mismo, los huéspedes y el sargento que investiga si el posible asesino está alojado allí. Así, pues, el amplio y único decorado de la obra te sumerge en el ambiente cerrado típico de este tipo de relato de misterio. Es una auténtica e intrigante ratonera.
 
Los huéspedes se presentan uno a uno en escena: La Sra. Boyle (Isabel Rocatti) una seria y puntillosa mujer entrada en años; la enigmática y decidida Srta. Casewell (Anna Gras-Carreño); Christopher Wren (Joan Amargós) un alocado estudiante; un coronel retirado (Santi Ibáñez) y el estrafalario extranjero Paravicini interpretado por el televisivo Xavier Bertran. Los actores Mariona Ribas y Aleix Rengel encarnan a los dueños del hotel y Ferran Carvajal da vida al muy conseguido sargento Trotter, que inicia la investigación con una ¡libreta de notas en mano! y con ademanes al más puro estilo novela pulp detectivesca. Todos esconden algún misterio y sospechan los unos de los otros, lo que da juego a la obra. Los personajes están bien caracterizados y con sus presentaciones y todo aquello que iremos conociendo de ellos a lo largo de la obra te hacen dudar ¿Quién podrá ser el asesino? Encima del escenario da inicio un juego teatral al estilo Cluedo.
 
 
Las interpretaciones son variadas ya que los personajes son muy diferentes, pero la obra acusa un ritmo lento y pausado que afecta, incluso, a su desenlace final que nos ofrece un clímax muy poético pero algo irreal. Otro ejemplo, hay un riña entre dos personajes que se resuelve de una forma que provoca casi la risa en el espectador de lo hilarante y ñoña que resulta. La trama una vez presentada es la que es, pero su desarrollo posee demasiados tiempos muertos repletos de miradas, conversaciones apáticas, pausas escénicas y musiquilla de estilo suspense en los momentos cumbre de la que se abusa, convirtiendo el efecto en algo parecido a los que se utilizan en películas al estilo “Agárralo como puedas”.

Hoy en día estamos acostumbrados a un teatro rápido en el que pueden suceder muchas cosas y las sosegadas dos horas de La ratonera con apenas toques de humor se hacen un poco largas y eso que se añaden, aunque muy de pasada, algunos temas que siguen vigentes en la actualidad. Tan solo los papeles de Joan Amargós y Xavier Bertrán dan un poco de tonalidad cómica a la obra y la hacen más llevadera.

El plan final del Sargento Trotter para descubrir al asesino y que se presenta como algo original y descabellado llama la atención, pero no se acaba de explotar como debiera. Si que resulta muy inquietante, sin embargo, la canción de los tres ratones que resuena a lo largo de la obra y que recuerda el estilo de la nana asociada al personaje de Freddy Krueger en Pesadilla en Elm Street, al igual que el cartel de la obra.

En definitiva esta obra gustará sobre todo a los lectores de novelas clásicas de género policíaco y de suspense en las que hasta el minuto final no se descubre quien es el malvado. Eso sí, en todo momento podemos sospechar de todos los personajes y jugar a adivinar quién es el asesino.

Autora: Agatha Christie
Versión y dirección: Victor Conde
Reparto: Mariona Ribas, Ferran Carvajal, Aleix Rengel, Xavier Bertran, Anna Gras-Carreño, Santi Ibáñez, Joan Amargos e Isabel Rocatti
Fotografía: Javier Naval
Diseño de escenografía y vestuario: Ana Garay
Diseño de iluminación: Carlos Alzueta
Música: Marc Álvarez
Peluquería y maquillaje: Toni Santos
Producción: Nearco Producciones, Olympia Metropolitana y Txalo Producciones e iniciativas teatrales

Horarios: miércoles, jueves y viernes a las 20:30 horas; sábados a las 18:00 y a las 21:30 horas y domingo a las 18:00 horas
Precio: 22 a 28 €
Duración: 120 minutos aproximadamente
Idioma: Castellano