viernes, 20 de noviembre de 2009

Entrevista a Antonio Bernal Romero (1ª parte)

Autorretrato inédito, realizado este mismo año (2009).

Antonio Bernal Romero es muy conocido entre los amantes del 9º arte y aún más por los fans de El Capitán Trueno. Muchas personas de más de 30 años que leían cómics en su infancia y ya no lo hacen, tendrían buenas sensaciones y recuerdos sólo con ver una portada de este autor, aún sin saber quién es. De hecho, el dicho "no juzgues un libro por su portada" se podría aplicar a Bernal. Todos serían buenos.
Sus portadas en la revista Trueno Color y Joyas Literarias Juveniles indujeron a miles a comprar estos cómics en los setenta y ochenta.
Espectaculares, llamativas, poderosas, vivas, vigorosas, y no sé cuantos adjetivos más poner. Portadas que invitaban a leer la historia interior. Dominio perfecto de la composición, color y acción.
Es imposible no empezar con estas ya míticas portadas, los números 1, realizadas por Bernal sobre los heroes más populares del cómic español de aventuras. Obra de Víctor Mora en los guiones, y creación gráfica por Ambrós (El Capitán Trueno y El Corsario de Hierro) y Francísco Darnís (Jabato)

Conozcamos un poco, los lectores de este rincón, la obra de este autor español, su vida, e incluso algunos consejos para pintar. Una persona amable y muy cordial, que me atendió muy bien y me dedicó su tiempo para esta entrevista. Su conversación es muy espontánea lo que le ha traído algún disgusto con alguna entrevista publicada; hay que saber diferenciar la entrevista de lo que te explican a nivel más personal.
Portada de Bernal para los famosos libros de bolsillo que tanto abundaron en los kioscos durante muchos años. Sus portadas estaban presentes en todos los rincones de España. Esta en concreto es de 1978.

ENTREVISTA A
ANTONIO BERNAL ROMERO El autor en su estudio.
-Antonio Bernal nació en 1924 en L´Hospitalet. Desde niño llevaba la llamada del dibujo en su interior.
Con la fecha de mi nacimiento, en 1924, un 13 de febrero, ya podéis saber que dentro de muy poco cumpliré 86 años. Edad que llevo bien, ya que ninguna enfermedad me ha afectado para mal, más bien la fortuna me ha mantenido alejado de ese pesar doloroso.
Seguimos la entrevista con las típicas dos preguntas.
-Cuando empezamos a leer cómics de niño buscamos grandes héroes y aventuras o también mucho humor. ¿Cuáles fueron tus héroes de joven con los que te iniciaste en la lectura?
Mis primeras lecturas fueron los cómics publicados en la década de los 30, cuando compraba El Aventurero, Yumbo, Tim Taylor y no recuerdo ninguna otra. Las tres con material norteamericano. Sus páginas, Alex Raymond con Flash Gordon y Harold Foster con Tarzán, eran suficientes para colmar mi ilusión de ver algo que me deslumbraba, tantas viñetas de aventura y de acción, y que ya intentaba copiar por aquello de hacerlo más mío.
Tarzán fue mi héroe favorito y aún ahora sigo con ese recuerdo. Mi archivo de imágenes de ese héroe son muchísimas. De niño me hice un puñal de madera igual al suyo, con una cuerda en la escalera de mi casa y con su atuendo hecho mío, me balanceaba en el poco espacio que tenía. Su grito es el que nunca pude llegar a conseguir. Ni yo, ni nadie, ya que era una mezcla de sonidos de difícil imitación. Hizo leyenda en muchos de nosotros y todavía está presente en la jungla de quienes lo recordamos allí.
Portada de Tarzán realizada por Bernal en 1964
-Desde muy temprana edad ya dibujabas. ¿En el colegio siempre te sacaban a la pizarra cuando hacía falta un dibujo?
Mi edad era más o menos de 8 o 10 años cuando en la escuela, a más de mi tiempo en casa, solía el maestro ponerme en la pizarra y en su encerado hacerme dibujar un caballo u otro animal doméstico.
El bello corcel siempre se me dio bien dibujarlo. También los felinos... Siempre me ha apasionado pintarlos.
He de hacer hincapié, para los que os entusiasme el dibujo, que en la actualidad se tienen muchos modelos y oportunidades a vuestro alcance. Basta congelar una imagen del vídeo o DVD y dibujarla. Yo es aún ahora que grabo y pinto o hago apuntes de esa información que nunca tuvimos en nuestros años de Trueno y Jabato... Jamás pudimos aprovecharnos de esa fuente de archivo. Tener 20 o 30 años no fueron suficientes para tener la televisión como elemento de documentación.
Ben-Hur, Tarzán, mosqueteros, piratas, animales, Edad Media, vestimentas, armas y otros motivos. Habría sido un descanso ver y poder parar todo aquello digno de aprovechar para una ilustración.

-¿Qué dibujantes admirabas de aquella época? ¿Cuáles fueron tus referentes de más joven?
Como ya he mencionado copiaba a Alex Raymond, Harold Foster y Frank Robbins, el creador de Johnny Hazard.
La aventura y la acción en la pubertad la haces tuya. La imaginación te cabalga junto a esos héroes y quisieras dibujar aquello que desearías. No teniendo la capacidad para escribirlo y ser guionista, al plasmarlo en imágenes que ya llevas dentro de ti, ese sueño llegas a dibujarlo y lo haces tuyo.
-¿Tus padres te apoyaban a encarrilar tu vida por el dibujo?
Yo dibujaba por pura satisfacción y entretenimiento. También tenía el patinete, la pelota, el aro, ver en una lata limpia y con arena como los renacuajos se convertían en ranas, atarles a los caracoles en la cáscara un hilo de caña para ver como arrastraban un caja de cerillas con un poco de tierra; se convertían en poderosos atletas forzudos... Que yo recuerde eran mis distracciones infantiles. Poco más había. Sólo la madera blanda me daba la oportunidad de esculpir algo deseado. Mis padres opinaban, igual que yo, que ser dibujante podría ser en el futuro algo conveniente o provechoso para su único hijo varón y el más pequeño en edad.
-Con 15 años entras de aprendiz de mecánico en un taller de tornos y fresas.
En los descansos del trabajo te ponías a dibujar. Cuentan que tu jefe José Uthoff Ferran sorprendido por la calidad de los mismos, decide pagarte los estudios. ¿Es esto cierto?
Ese momento, a los 14 o 15 años, fue decisivo en mi vida. Dicho señor no era mi jefe, era el jefe de mi padre. Ocurría que al terminar mi trabajo en un taller, al lado mismo de donde yo trabajaba, estaba el de mi padre. Después de comer juntos, yo me pasaba al "despacho" con mesa y silla de dicho señor y dibujaba constantemente esperando la hora de reintégrame a mi trabajo.
José Uthoff, con los días, fue viendo mi constante ilusión por el dibujo. Me ofreció la oportunidad, si a mi padre le parecía bien, de pagarme la academia de dibujo y los gastos de pintura.
-Te presentas a las pruebas de ingreso en la Facultad de Bellas Artes de Barcelona y te especializas en Pintura y dibujo artístico. Más tarde ejerces de profesor de dibujo a partir de 1950.
Después de la academia y siendo alumno de un pintor catalán llamado Carlos Pellicer, estudié lo que me correspondía en un examen de ingreso para Bellas Artes. Alterné el servicio militar en Infantería de Marina con los estudios de Bellas Artes. Al terminar logré con otro compañero dedicarnos a la publicidad durante unos meses...
-¿Crees que por mucho que te guste dibujar, practiques, trabajes, es como un don o una sensibilidad inicial que se lleva dentro?
Sí, tienes razón, hay algo especial en los que sienten y ven las proporciones de las cosas con más precisión que otros. Se aprende mucho más tarde cuando tu mismo vas dándote cuenta de quienes lo hacen mejor. Siempre les dije a mis alumnos que la mano traza aquello que la mente le indica, sugiere y le manda.
-Tus primeras ilustraciones publicadas fueron hacia 1953 en el suplemento "A todo color" del diario La Prensa de Barcelona. Allí también publicas tu primer cómic Raf Mc.Lane en tiras semanales. Era una obra policíaca con guiones de Ricardo Acedo. Una curiosidad es que dicho suplemento estaba fundado y dirigido por un joven Josep Toutain que años más tarde crearía su propia editorial con revistas tan conocidas como Creepy, 1984.... ¿Qué puedes decir de Toutain?
A Toutain lo conocí en el mercado de San Antonio junto a Tunet Vila. Juntos tenían una parada y a ellos les compré los primeros cómics de Frank Robbins, un dibujante que siempre me interesó más que otros. Para mí sus dibujos eran muy impactantes. Más tarde, por mi total dedicación a las portadas de El Capitán Trueno, Sheriff King, el Corsario de Hierro y de los bolsilibros ya no tuve oportunidad de trabajar con él. Estaba casi en exclusiva para Bruguera, aún con eso, Toutain se llevó algunas cosas que ya tenía hechas para su publicación.

El citado Sheriff King. Obra de Víctor Mora (firmando con el seudónimo de Víctor Alcazar) y dibujos de Francisco Díaz.

-¿Cómo entraste en la Editorial Bruguera? ¿Presentaste varios trabajos?
La fecha exacta no la recuerdo. Mi amistad con Víctor Mora y la seguridad que mi estilo y capacidad podían interesar a la Editorial Bruguera le llevó a presentarme al director artístico, Rafael González, como un nuevo valor que podría dar más calidad a sus ediciones. Y así fue.

Portada del año 1959

-Tus primeros encargos en Bruguera fueron algunas viñetas de las famosas novelitas de bolsillo del oeste, ciencia ficción, terror, romance.. Luego ya realizabas sus portadas. ¿Qué genero te era más agradable y te gustaba más dibujar?
Sí fueron mis primeros encargos. Dos dibujos a pluma que se incluían dentro de los bolsilibros que Bruguera publicaba. No tardé mucho tiempo en dedicarme a las portadas de estos, ya que en Bellas Artes la práctica con el color, la forma, y la composición me dieron la capacidad de demostrar que no me eran desconocidos.
El Western siempre ha sido para mí lo primero, aunque tengo facilidad para adaptarme a cualquier tema. De hecho hacía portadas de terror, de ciencia ficción, policíaco, romance... Tal vez estas últimas me costaban un poco más.

Las diversas temáticas mencionadas por el autor en estas cubiertas. Las portadas de ¡Viva Dolores! y Nunca me quisistes son del año 1965.

-En 1955 publicas tu primer cómic en Bruguera. Era el Capitán Robles. Una suerte de piloto del espacio en la tradición de la ciencia ficción de aventuras con robots, extraterrestres y demás. Era en un formato extraño. En tiras verticales que se iban leyendo de arriba abajo. Portada a color e interior a tinta. Se publicaron sólo 13 números. ¿Tal vez el extraño formato no ayudó a que cuajara la cosa?
De Robles y después Vendaval ya fueron viñetas de más envergadura que los dibujos interiores para los bolsilibros. Lo del formato ya fue cosa de los editores.
El espacio, la ficción y sus monstruos me divirtieron mucho. Pero me di cuenta que una ilustración me resultaba más cómoda y con menos tiempo de ejecución, que nueve o doce viñetas por página.
Decidí probar, y como he dicho, lo que realmente a mí me entusiasmaba era la ilustración.
Dibujar y pintar es un esfuerzo que te obliga a buscar documentación, estudiar el enfoque que te parece más atractivo y con más fuerza para que sea impactante. Con el tiempo cuando los ves impresos o tienes algún original te parecen más o mejor hechos que cuando los dibujaste. En todo trabajo, si eres consciente o capaz de ser honrado, hacerlo lo mejor que sabes es una tarea que complace, seduce y satisface.
No pierdes con el tiempo lo que ya has hecho, pues está contigo con todas las publicaciones. Lo que has estado dispuesto a pintar colma una vida de haber hecho en un papel, cartulina, tela, al óleo o con acrílico, imágenes que siempre estarán contigo mientras vivas.
Por cierto, las portadas de El Capitán Robles por extraño que parezca no estaban dibujadas por mí.

-La "continuación" de este héroe llegó en 1956 con Vendaval "El Capitán Invencible". Esta vez, con el formato apaisado habitual de la época y, al principio con guiones de Víctor Mora, y después Francisco Gonzalez Ledesma (alías "Silver Kane", sobrino del director artístico de Bruguera y Premio Planeta a posteriori). Duró 13 números más que el anterior. Abundaban la maquinaria futurista y los monstruos. Según los que lo han leído, porque nunca se ha vuelto a reeditar salvo algún especial del Boletín, contenía mucha imaginación y estaba muy bien dibujada. ¿Qué recuerdos guardas de ella?
Mi recuerdo es ahora, pasados tantos años, efímero, pero en aquel momento fue para mí algo agradable de hacer. El tema del espacio, sus naves, sus planetas. Con algo de imaginación y observando con mucho interés, especialmente a Dan Barry, pude salir adelante con alguna garantía de "su ayuda". Se nota en el cómic su influencia y copié algunas cosas suyas, alguna nave creo. Usaba documentación de libros sobre el tema y de viñetas de otros dibujantes americanos. Cosa que casi todos los dibujantes hemos hecho en nuestros comienzos.


-¿Te desanimó la falta de continuidad de estas publicaciones y te decantaste más sólo por la ilustración?¿O simplemente empezaron a encargarte más portadas?
Después del cómic Vendaval no recuerdo que mi trabajo y dedicación en dibujos a pluma y pincel durara algo más. Las portadas del oeste fue lo primero que me aceptaron y, como ya he dicho, me interesaba más la ilustración.
Yo, que también pinto, entiendo que pintar un paisaje, una marina, un bodegón e incluso un retrato no lleva un compromiso tan responsable en conjunto, como una buena ilustración, en composición, ambiente, detalle, y tiempo. Se puede ser un buen pintor, pero no por eso eres un buen ilustrador. Hay muchos pintores que menosprecian la ilustración...

Bernal sabe de lo que habla pues tambien es pintor. Estos dos cuadros son obra suya. La calidad de la fotografía no es muy buena al estar realizada con el marco.

-Bruguera se caracterizaba por sus revistas de humor para todas las edades. Ibáñez, Escobar, Raf, Vázquez, Segura. ¿Conociste alguno de estos grandes del humor? Desgraciadamente sólo Ibáñez sigue vivo.
Sí, coincidí con ellos con más o menos frecuencia. Con Ibáñez aún nos seguimos viendo, aunque poco. Casi cada año nos vemos en La Massana (Andorra), donde su Salón del cómic es realmente muy visitado por profesionales del cómic y también, por todos aquellos amantes de ese arte.
Conocí a todos los que nombras, pero al que trate algo más fue a Raf, para mí es el que tenía más personalidad.
-Raf era uno de tus favoritos...
Sí, como digo, Raf e Ibáñez, pero sin desmerecer a ninguno de los restantes. Quizás el primero por su estilo e Ibáñez por su imaginación son los que tengo más presentes. Lástima que Raf falleciera tan joven.¡Gran persona!
A Ibáñez le dediqué una caricatura para El Gran Libro de Mortadelo y Filemón en el 2007. Nos hemos entendido siempre bien, y en varias ocasiones hemos estado codo a codo haciendo dibujos para aficionados. Nos apreciamos mutuamente. -Manuel Vázquez...
Algo superior a mi entendimiento. Su valor, incuestionable y su personalidad, fuera de lo común. Fue VÁZQUEZ.
-Robert Segura...
Tuve poco trato con él y aunque su estilo me gustara, no llegamos a conocernos lo suficiente.
Fueron muchos años en los que tuve la satisfacción de conocer a algunos ilustradores a los que yo siempre admiré: Bosch Penalva, Badía Camps, Cortiella. Todos excelentes amigos.
-Volvamos a tu vertiginosa producción portadista en diferentes colecciones.¿Cómo era el trabajo? ¿Te decían el tema o secuencia y te daban carta blanca?
Al principio lo que más pinté fueron Bolsilibros del oeste, seguidos de otros de temas policíacos, románticos como aquellos cuadernillos de Celia. Luego también hubo colecciones propias como Historias Colección, Bonanza, Rin Tin Tín, Tarzán, Lassie , el Coyote...
A veces me explicaban el tema que querían o me daban dos temas a elegir para la portada. Año 1963

Año 1964.
-¿Te documentabas de alguna manera?
Todo ilustrador no tiene otra opción que ser un depredador de imágenes. Cualquier fotografía o documento siempre podrá tener su aplicación en el tema a pintar. Nunca sabes lo que podrás necesitar mañana cuando te pidan un tema de piratas, de animales, de vestimenta, de aviones, o incluso de utensilios del hogar. Las imágenes de cine son muy buenas referencias para documentarse. En carpetas debes ir ordenando lo que tienes. Una plancha, hasta una lámpara pueden sacarte de un apuro. Actualmente yo uso mucho el vídeo para parar imágenes, coger apuntes e incluso hacer fotos de escenas que son necesarias para todo lo que deseo pintar. Hasta tengo una carpeta con posturas de jugadores de fútbol, son útiles.

Ejemplo de lo mencionado por Bernal. Aún utiliza el video para parar una imagen, hacer una foto de la tele y usarla como fuente de inspiración o idea. Reciente ilustración del 2009

-¿Las hacías desde tu casa?
Sobre eso muchas veces pensé que hubiera deseado trabajar en un estudio con algún amigo. Más tarde algunos que lo hicieron perdieron muchas horas en conversaciones, e incluso influenciándose de los otros por considerarlos mejores. Yo por mis circunstancias de hogar lo hice, no sin inconvenientes, en mi propia casa.

-¿Qué técnica de pintura usabas y usas?
Yo dominaba bastante la pintura al óleo, pero tuve que renunciar por que tardaba en secarse y para la entrega a la editorial era poco práctico. Tuve que usar acuarela, gouache y finalmente el más adaptable a mi manera de pintar: el acrílico. Con finas capas de color, o bien con más grueso, es lo más parecido al óleo.
El rey de la técnica es pintar al óleo, pero otros sistemas son las pinturas al agua (acrílicas). Secan con rapidez y para borrar lo pintado, si es que tienen algo de grosor, con alcohol bien fregado con trapo y secante, o con un pincel duro, se puede dejar la cartulina sin grueso para poder volver a pintar de nuevo en ella.

En este otro trabajo del autor, al principio dibujó un animal en vez de las flores, pero pudo borrarlo con la técnica comentada. Ilustración del 2009

-Cargado de encargos ¿Cuantas portadas podías hacer a la semana?
Yo no me explico como pude hacer tantas, de variadas colecciones. Soy un dibujante con cierta facilidad en el dibujo, pero 3 o 4 a la semana era casi obligado. Daba clases de dibujo en una escuela de Formación Profesional pero sólo eran dos horas al día y por la noche. Puedo decirte que yo tampoco sé como lo conseguía. Muchas veces para lograr y conseguir más producción, no me quedaba más remedio que procurar alternar dos o tres motivos pintados a la vez e ir cambiando a la comodidad que uno deseaba. Si me atascaba en uno, seguía con el otro.
Ahora con todo el tiempo que tengo de jubilado no existe nada que me interese tanto como realizar trabajos que me atraiga pintar. Eso es algo que me absorbe, me distrae, me reconforta y me hace feliz.

Continuará la próxima semana... Con otras interesantes revelaciones, portadas, ilustraciones y más recientes trabajos.
CURIOSIDADES: Portadas muy diferentes. Muestra de la gran versatilidad de Antonio Benal. La de básquet es de 1982.

Esta entrevista se realizó los días 7 y 15 de noviembre del 2009. Como podéis comprobar por la primera foto de la entrevista el autor le dedica horas a la pintura. El cuadro ya estaba acabado a la semana siguiente.

Las portadas de los bolsilibros estaban pintadas a un tamaño algo superior a un din-a4. Arriba, original sin la maquetación final para una novela de bolsillo.

Reciente trabajo del 2009 sobre su tema favorito: el Western.Continuará...

10 comentarios:

Vicente dijo...

Felicidades Taradete ,creo que te has trabajado una gran entrevista a este maravilloso ilustrador autor de tantas y tantas portadas irrepetibles .Esperamos con impaciencia la segunda parte. ¡Qué grande eres, Antonio!.

s e b a s dijo...

TARADETE, una buena e interesante entrevista. A ver esa segunda parte!!!
Saludos

demagophobe dijo...

Enhorabuena: por la entrevista y por haber compartido un rato con alguien cuyo genio creativo es sólo equiparable al tamaño de su corazón. Son artistas como Antonio los que nos convierten en coleccionistas. Un saludo

Joseba Morales dijo...

Taradete mil gracias por semejante entrevista. Da gusto y reconforta aprender de estos maestros que tuvieron el valor de dedicarse a esta bendita profesión en una época tan dura y abrir el camino para los que queremos empezar ahora.

Y también porque da la oportunidad de aprender de sus técnicas y trucos, que para el que empieza en esto son detalles de valor incalculable.

Se espera con ganas la segunda parte¡¡:D

Y por cierto, gracias por el comentario en mi blog, la entrada ya está subida y añadí tu blog a mi lista de links pa tenerte fichado¡

Un abrazo¡¡

vendetta dijo...

Felicitats amic taradete. Reconozco que me he emocionado, y ya estás tardando en esa segunda parte de la entrevista al garan maestro de la ilustración que tenemos en nuestro país. Un saludo

El Juan Pérez dijo...

Pedazo de entrevista!

kraustex dijo...

Un grande, desde luego!
Me disponía a añadirlo a historietistas cuando he visto este magnífico trabajo sobre él, así que pondré el link.
Un abrazo.

Jesús Torrealba dijo...

Magnífico, siempre he admirado a este gran artista, crecí disfrutando sus portadas, que cuente con salud eterna y larga vida!!!

Saludos desde Venezuela

daniel dijo...

De parte de mi padre, Antonio Bernal, que no sabe mucho de "internetes" ni de "blogues" ni de "paginasgüebs", muchas gracias a todos por vuestros comentarios. A algunos os conozco personalmente (Vicenteeeeee) y algún otro puedo imaginar quien és escondido tras su pseudónimo (Luis ??).
Un abrazo a todos y felicidades al lucidete taradete por su magnífico saber hacer.
Daniel Bernal

ElRinconDelTaradete dijo...

Muchas gracias Daniel. Tu padre es una gran persona y sobra decir que un gran artista.